Aun con la maquinaria moderna con la que se beneficia el café, los procesos siguen siendo prácticamente los mismos que hace 100 años; si algo podemos aprender es que es posible armonizar lo tradicional con lo actual, esto nos da como resultado un excelente Café.


     Cultivamos el café bajo sombra, con este método se añade nitrógeno al suelo, que es muy apropiado para el cultivo de café.
    La planta empieza a producir después de cuatro años. Su vida productiva puede ser mayor a los 40 años, su producción se da una vez al año durante lo que se llama ciclo cafetalero. Dependiendo de la zona y la altura es la época de corte, inicia en septiembre y concluye en marzo.

     El corte se hace a mano en forma selectiva y sólo se cortan los frutos maduros que son de color cereza.
     Con la finalidad de obtener la mejor calidad posible y por estar comprometidos con el uso de agua y de los desechos, el café se procesa en un beneficio húmedo independiente; recientemente adecuados para dar cumplimiento con las normas ecológicas existentes.


     A este centro de procesamiento se le ha instalado un Beneficio con maquinaria de última generación que permite obtener la mejor calidad del café sin sacrificar el medio ambiente. El café es despulpado y fermentado para separar el mucílago del grano. Esta fase es muy delicada pues un café sobrefermentado dará un sabor astringente, el tiempo promedio de fermentación son 24 horas.

     Después el café se pone a secar en patio aprovechando nuestra mayor fuente de energía, el sol. En esta etapa se obtiene el 12% de humedad.
     Al producto final le llamamos café pergamino que este a sus ves se convierte en oro.